Praga

Este viaje, en octubre de 2008, fue nuestro segundo viaje largo juntos.

Nos embarcamos en un tren que partió de la vecina estación de Hendaya, en Francia, con primera y momentánea parada París, con primer destino Praga, en la República Cheka, y final en Budapest, capital de Hungría.

Viaje en tren -trenes- de 24 horas de ida, y otras tantas de vuelta. Una locura en toda regla, sobre todo pensando que nunca antes habíamos hecho algo siquiera parecido.

A toro pasado, con conocimiento de causa, podemos afirmar sin género de duda, dos cosas:

  1. fue un viaje delicioso, maravilloso, absolutamente recomendable
  2. viajar en tren, en un viaje largo, tiene alguna similitud con el viaje en autocaravana -viajar no es lo mismo que desplazarse-

Nota fotos: situando el cursor del ratón sobre cada foto puede visualizarse información de la misma y haciendo click sobre ella puede ampliarse su tamaño

Praga y Budapest tienen alguna similitud: atravesadas y catalizadas por un río importante -Moldava en Praga, Danubio en Budapest-, históricas y monumentales, amantes de la música, y… poco más.

Más allá, apenas tienen parecido, ni social ni culturalmente.

Y, ambas, tienen un gran atractivo y un no sé qué que te atrapa y te hace desear volver.

Los lugares visitados en Praga son los siguientes:

CIUDAD VIEJA – STARE MESTO

  • TORRE DE LA POLVORA

  • CASA MUNICIPAL

  • CALLE CELETNA

  • PLAZA VIEJA

  • AYUNTAMIENTO

  • CASA DE LA CAMPANA DE PIEDRA

  • IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE TYN

PUENTE DE CARLOS IV

  • TORRES

  • PUENTE DE CARLOS IV

MALA STRANA

  • PLAZA DE MALA STRANA

  • IGLESIA DE SAN NICOLAS

CASTILLO DE PRAGA – PRAZSKY HRAD

  • CASTILLO DE PRAGA

  • CATEDRAL DE SAN VITO 

Hasta aquí, hemos seguido el recorrido del Camino Real, que seguían los reyes en su coronación desde la Casa Municipal y Torre de la Pólvora hasta la Catedral de San Vito y el Castillo.

  •   LORETO
  • MONASTERIO STRAHOV

CIUDAD NUEVA – NOVE MESTO

  • PLAZA WENCESLAO

  • MUSEO NACIONAL

El guión previsto para la visita de Praga está contenido en el siguiente archivo (pdf):

PRAHA visita 200810

(dos precisiones en relación a este archivo anterior: entre paréntesis figuran referencias a un libro titulado Ciudades con encanto, que fue publicado en 1996 por El País Aguilar; al final del archivo, aparece un potencial 4º día para visitar Karlovy Vary -que finalmente no pudimos hacer- cuyo texto procede de la Wikipedia pero con los enlaces inutilizados)

CIUDAD VIEJA

Iniciando el recorrido que realizaban los reyes en su coronación, el Camino Real, accedemos a la Praga histórica por la Torre de la Pólvora, llamada así por utilizarse de almacén de pólvora cuando esta torre constituía una de las entradas principales a la Ciudad Vieja o Staromestské. Justo antes de entrar y unidas por un paso elevado, está la Casa Municipal, hoy auditorio y centro de reunión social, que en los siglos XIV y XV era precisamente el Palacio Real.

Siguiendo la calle Celetná llegaremos hasta la Plaza de la Ciudad Vieja o Staromestské Námestí, principal punto turístico de Praga, donde, además de la plaza con el monumento a Jan Hus en su centro, podremos ver un importante conjunto histórico-artístico (en sentido de las agujas del reloj): Ayuntamiento -con su escudo de armas sobre la inscripción Praha caput regni, es decir Praga cabeza del reino-, Torre del Ayuntamiento o del Horologio -reloj astronómico con unas figuras automátas representativas de los apóstoles y de la muerte que a cada hora en punto danzan en su parte superior hasta que canta el gallo, espectáculo que reúne a cientos de curiosos turistas-, desde donde podremos disfrutar de extraordinarias vistas elevadas de la plaza y también de la ciudad, Palacio Golz-Kinský -palacio rococó sede de la Galería Nacional-, Casa de la campana de piedra -palacete medieval con una campana de piedra justo en su esquina-, Iglesia de Tyn -iglesia central de Praga, de estilo gótico, patrimonio cultural de UNESCO y poseedora del órgano más antiguo de la ciudad-, Casa Storch –edificio renacentista con una pintura del siglo XIX representando a San Wenceslao a caballo-, y un conjunto de casas con enseñas de piedra en sus fachadas: carnero de piedra, mesa de piedra, pobre diablo, unicornio dorado (en su día salón literario que frecuentaba Franz Kafka, novelista que escribió El Proceso El Castillo), cigüeñas, zorro rojo, estrella azul..

Por la calle Karlova, dejando a la derecha el magnífico edificio del Klementinum -seminario que sustituyó a la antigua universidad jesuita-, alcanzaremos la Torre del puente de la Ciudad Vieja -con estupendas vistas elevadas de la ciudad, sobre todo del puente, del río y del Castillo-, la cual da acceso al atestado y vital Puente de Carlos, vigilado en este lado por una escultura del Rey Carlos IV, flanqueado en toda su extensión por esculturas de santos, y permanentemente lleno de artistas -pintores y músicos- y de turistas en un ir y venir sin fin; hoy peatonal, en su época mucho más amplio y con circulación de carruajes. Al final del puente, a la izquierda, veremos la Isla de Kampa -una pequeña isla en el río Moldava, entre la Ciudad Vieja y Malá Strana- y la Zanja del Diablo -estrecho canal con ruedas de molino de agua-.

Entraremos en Malá Strana por el arco de la Torre de Malá Strana, hasta llegar a la Plaza de Malá Strana o Malostranké Námestí, donde podremos visitar la recargada Iglesia de San Nicolás -obra maestra del barroco, con un espléndido órgano y magníficos frescos en su cúpula, y desde cuya torre del campanario se disfruta de muy buenas vistas-.

Dejando a un lado la Columna de la Peste, en la plaza citada, enfilaremos la cuesta de la calle Nerudova, que lleva el nombre del escritor Jan Neruda, cuyo apellido adoptó en forma de homenaje el famoso poeta chileno Pablo Neruda (seudónimo de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, ahí es ná).

Llegamos al Castillo de Praga, cuyos preciosos salones visitamos así como la Escalera del Jinete, por donde, montados en sus caballos, accedían los caballeros hasta el Salón de Vladislav, donde, incluso, se celebraban justas; lamentablemente, no encuentro las fotografías que hice al efecto.

dentro del recinto del Castillo de Praga, la Catedral de San Vito

y, justo detrás, el Callejón del Oro

Nos desplazamos a la Colina Petrin para visitar el Monasterio Strahov, fundado en 1140 y reconstruido tras un incendio en 1258, gótico con adiciones barrocas, que alberga el Museo de Literatura Nacional y dos magníficas bibliotecas, con espectaculares frescos en sus techos, de antiguos y valiosos libros barrocos: Sala Filosófica y Sala Teológica. También el Evangelio de Strahov, del siglo IX, con incrustaciones de piedras preciosas en su portada, y la Biblia Selmberská de 1440.

Cerca de allí, el Loreto, importante lugar de peregrinación erigido por encargo de la aristócrata checa Katerina de Lobkowicz, para rendir culto a la Virgen María. Dentro del recinto, en su claustro, se reproduce la casa donde el Arcángel Gabriel anunció a la Virgen María el nacimiento de Jesús. El Tesoro del Loreto reúne importantes objetos litúrgicos de gran valor, de entre los siglos XVI al XVIII.

Y, para acabar nuestra visita a esta preciosa e importante -en lo histórico y artístico- ciudad de Praga, la arteria que mueve el día a día de la actualidad y que años atrás fue testigo presencial de las luchas sociales de la Primavera de Praga: Plaza Wenceslao.

También visitamos el Palacio Troja, residencia aristocrática veraniega, que posee unos magníficos frescos en su Gran Salón y unos jardines artísticos de gran belleza; pero no encuentro las fotos.

No visitamos el Teatro Nacional, Národní Divadlo, aunque sí disfrutamos de una obra de danza teatralizada en el Divadlo Hybernia.

El recuerdo que nos llevamos de esta maravillosa y muy especial ciudad es magnífico.

Y, para terminar, un recorrido en vivo para disfrutar de parte de esta bonita ciudad:

No la conocíamos, y, a partir de este precioso viaje, la incluimos sin duda alguna en nuestras ciudades favoritas donde regresar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.