SCOTLAND 2019 OCT

Antecedentes

En este viaje a Escocia, deseado desde hace mucho tiempo, visitaremos, por este orden:

  • Sewardstone (Chingford, Essex, a unas 13 millas de London), en Inglaterra
  • Edinburg: Cockburn Street, Mary King’s Close, Royal Mile, Castle, Wiskey Experience, Grassmarket, Victoria Street, George IV Bridge, Greyfriars Bobby, Calton Hill, Parlament, Hollyrood Palace y Abbey, Edinburg Museum, John Knox House; ya en Escocia, y lo que sigue
  • Stirling: Kelpies, Wallace Monument, Castle, Holy Rude
  • Scone: Palace, Stone (réplica)
  • Blairgowrie
  • Glamis: Castle
  • Edzell: Castle y Grounds
  • Dunnottar: Castle
  • Balmoral: Castle
  • Cairngorms: Parque Nacional, Highland Folk Museum
  • Culloden: Visitor Centre, Battefield
  • Inverness: Town House, Castle, Cathedral
  • Urquhart: Loch Ness, Castle, Grounds
  • Eilean Donan: Castle
  • Portree: Centre, Harbour (Skye Ile, Hébridas)
  • Kilt Rock
  • Dunvegan: Castle, Centre
  • Glenfinnan: viaduct (Harry Potter)
  • Inverlochy: Castle
  • Fort William: Old Fort, Centre
  • Ballachulish
  • Oban: Tower, Chocolate Company, Centre; capital escocesa del marisco
  • Kilchurn: Castle
  • Inveraray: Castle
  • Luss
  • Dumbarton: Centre, Castle
  • Loch Lomond
  • Melrose: Abbey; de nuevo en Inglaterra, y lo que sigue
  • Alnwick
  • York
  • Cambridge: Bridge Sighs, King’s College, Queen’s College, Trinity College, University, Pembroke College, Mathematical Bridge, Darwin College, Fitzwilliam Museum

El recorrido detallado supone entrar en el Reino Unido desde el continente europeo por Calais, sea por el reciente túnel submarino sea por ferry, ascender hasta Edinburg y recorrer Scotland en sentido contrario a las agujas del reloj, con mirada especial a las Highlands.

Casi todas las pernoctas están reservadas a través de pitchup.com, el procedimiento es sencillo, intuitivo y rápido, amén de que, salvo una pequeña comisión, el cobro total se hace al entrar al caravan park en cuestión o bien unos días antes de la fecha reservada (a través de tarjeta de crédito).

Eso sí, los precios no son baratos precisamente. No obstante, incluyen perros (2 en nuestro caso) y, en casi todos los casos, hay agua, desagüe, wc y luz en la propia parcela, cuya superficie habitual es de 5x9m.

En cuanto a costes, decir que no se incluye comida alguna ni gastos derivados de alimentación, bebidas, regalos y otros accesorios, como por ejemplo el seguro de viaje, no incluido por ser algo opcional.

Las áreas de Francia están seleccionadas a través de camping car park, importante red de áreas de autocaravanas en Francia que con precios más que razonables (ver cuadro general de costes al final de este viaje) proporcionan buenos servicios. Nosotros la usamos habitualmente (mediante una tarjeta que se recarga en las propias áreas o por internet) y estamos más que satisfechos.

El viaje está organizado mediante el uso de sygic travel, utilizable tanto en pc como en smartphone de forma sincronizada, herramienta potente, muy útil y fácil de usar. Para utilizarla, es preciso comprarla y no es barata, pero merece la pena porque te lleva de la mano por cualquier ciudad o lugar del mundo, mostrándote cada detalle y facilitando la confección de tu viaje ideal. En concreto, la ordenación de los recorridos en cada ciudad, como puede verse en las capturas de pantalla. Además, permite descargar los mapas para poder utilizarlos offline cuando llegue el momento.

También hemos utilizado vía Michelin en la preparación de rutas y obtención de costes aproximados.

De igual manera, hemos usado la app GetYourGuide, para gestionar el acceso a castillos y otros lugares de interés, en toda Escocia, así como a transporte público y el bus turístico de Edinburg, todo ello gracias al https://www.getyourguide.es ExplorerPass adquirido por internet, cuyo coste por persona es de unos 45€ con validez para 14 días.

Y, finalmente, National Geographic Viajes, así como la Guía de Escocia de National Geographic. Tanto la revista, que puede verse también en internet, como la guía, son, obviamente de pago, requiriendo suscripción, la primera, y compra, la segunda. No obstante, si te gustan los viajes, es una revista absolutamente recomendable.

Así que, la información que vas a poder ver en este blog, reúne todas las fuentes antedichas, amén de Wikipedia, y, desde luego, parte (no cabría todo) de la experiencia personal obtenida a lo largo del viaje. Las fotografías y, en su caso, vídeos, son propios, realizados por nosotros.

Ojalá te resulte tan interesante, atractivo y enriquecedor como a nosotros.

Buen viaje!!!!

Primer día, Domingo 29/09/2019

Irún —–> Le Mans: 680km, 205 (125 gas + 80 peajes + 0 tte público + 0 pernocta + 0 visitas),

No estaba decidido si el primer día sería el 30 de septiembre o el 29. La razón radicaba en que si optábamos por atravesar el Canal de la Mancha en ferry desde Calais, era conveniente esperar al del día siguiente (lo cual trastocaría toda la organización posterior, salvo salir un día antes) a nuestra llegada al embarque, por precio y disponibilidad. Ha de tenerse en cuenta que el coste es bastante mayor con autocaravana (y más todavía, casi el doble, si llevas remolque) y si incluyes mascotas.

Finalmente, decidimos salir el domingo 29, y al llegar a Calais pensar si salíamos el mismo día o al siguiente, y también si pasar en ferry o en tren.

Ocurrió que cuando llegamos al área de Bruère sur Loir (11€ pernocta), cuyas coordenadas son 47.6494N 0.3474W, estaba totalmente a oscuras y vacía, así que nos fuimos y pernoctamos en la autopista, en una estación cercana a Le Mans, cuyas coordenadas son 48.0562N 0.25539E, con un recorrido total de unos 680km.

Aquí comprobamos que, en Francia, el gasoil está mucho más caro que en España: 125€ de gasoil a 1,6€/l, en tanto habíamos llenado el depósito al salir de España a 1,3€/l. Así pues, 680km por 125€, lo cual resulta a 18€/100km. Muy por encima de lo presupuestado.

Segundo día, Lunes 30/09/2019

Le Mans —–> Calais: 430km, 145 (77 gas + 68 peaje + 0 tte público + 0 pernocta + 0 visitas)

Finalmente, decidimos pasar en tren, pero al día siguiente. El ferry es más barato, alrededor de la mitad, pero se tarda 1,5 horas y depende del estado de la mar.

Al llegar al Túnel de La Mancha, cuando lo haces por primera vez, te quedas abrumado. Es tal la infraestructura montada, que alucinas. Y eso que en octubre estaba prácticamente vacío.

Lo primero que ha de hacerse es comprar los tickets por internet, en la página http://eurotunnel.com

Lo segundo, si tienes mascotas, acudir a la «Pet reception», con los pasaportes de los animales, debidamente cumplimentados y con todas las vacunas, tratamientos y desparasitantes oportunos. Ojo con las fechas que tienen sus vigencias, tratadlo con vuestro veterinario con suficiente antelación ya que alguna vacuna precisa estar aplicada un mes antes, en tanto otras sólo unos pocos días.

El precio stándard para una autocaravana o similar es de unos 300€ trayecto, a lo que ha de añadirse unos 25€ por mascota y trayecto. Así que el trayecto de ida nos ha salido por 350€. Hay determinadas horas en que el precio es mucho mayor. Nosotros pasamos poco después de las 9h, tras haber pernoctado en el párking de la recepcion de mascotas (previa consulta al empleado que nos revisó la documentación de las perras).

Tercer día, Martes 01/10/2019

Calais —–> Sewardstone (Chingford, London): 200km, 424 (36 gas + 0 peajes + 354 tren + 34 pernocta + 0 visitas), pernocta en Lee Valley Campsite cuyas coordenadas son 51.65505N 0.00695W

El túnel está muy bien estructurado y organizado, van avisando del embarque como en cualquier aeropuerto. Te llevan por la calle correcta según el tipo de vehículo y la letra de tu ticket en función de la hora de salida de tu tren. El trayecto es muy cómodo y rápido, 35′, y no te mueves de tu vehículo. Impresiona un poco al entrar en el angosto tren donde has de recorrer un largo trecho hasta llegar al vagón que ocuparás en el viaje (son vagones de tren huecos).

El recorrido hasta el campsite se realiza por autovías en buen estado pero de elevado tráfico. Otra cuestión a tener en cuenta es que Londres tiene un amplio cinturón verde ecológico que no permite acceder a vehículos que no lleven etiqueta verde, lo cual llevará a utilizar un rodeo que evite dicha zona protegida.

Este campsite está a unas 13 millas de Londres, si bien no es nuestro objetivo actual, ya estuvimos meses atrás y disfrutamos de un magnífico viaje. Ahora es un punto de etapa, de descanso.

Es un cámping pequeño, tranquilo y bien equipado: parcelas amplias, niveladas, con agua y luz en cada parcela. No obstante, el acceso en el tramo final se realiza a través de carreteras secundarias estrechas y de mucho tráfico.

Tiene bus directo desde la puerta del cámping hasta Londres, con un recorrido cercano a la hora.

Al salir del cámping, volvemos a llenar el depósito: 92€, 60l; precio por litro similar al de Le Mans.

Cuarto día, Miércoles 02/10/2019

Chingford —–> Edinburg (East Calder): 640km (375km autop), 140 (115+0+0+25+0); pernocta en Linwater Caravan Park, cuyas coordenadas son 55.91179N 3.43499W

Este campsite está a unas 10 millas de Edinburg, hay otro muy cerca pero su precio es elevado. No obstante, se puede llegar a Edinburg por tren, desde la estación de Kirknewton (a 2km del campsite) a la de Edinburg Waverley, que está en pleno centro.

Comprobamos al llegar que ir a pie hasta la estación de Kirknewton no es factible, menos aún como llueva que es lo esperado para estos días. No para hoy, que ha hecho un tiempo magnífico.

Además, aunque es posible que la culpa sea nuestra, llegar a este camping ha resultado complicado, a través de carreteras secundarias estrechas y un incensante cambio de ruta.

Este cámping Linwater está francamente bien: buenas, limpias y niveladas parcelas, con luz en la parcela pero no agua, adecuados servicios, pequeño y tranquilo (salvo durante el día al estar cerca del aeropuerto).

Preguntamos en recepción la mejor manera de llegar a Edimburgo: a través de Google Maps, con la referencia EH28 8LN, puedes ir con la autocaravana desde el cámping hasta un «Park+Ride» donde dejas el vehículo y coges un transporte público para llegar al centro de la ciudad, e igual a la vuelta.

No obstante, y aunque tenemos reservadas y pagadas esta noche y la siguiente en este cámping, los últimos kilómetros recorridos hasta llegar a él y la dificultad de acceder a Edimburgo, nos hacen tomar la decisión de acercarnos mañana con la autocaravana hasta el Edinburg Caravan Club Site cuyas coordenadas son 55.97777N 3.26522W, con la intención de pernoctar en él las dos siguientes noches, toda vez que está más cerca de la ciudad y además tiene bus directo en el mismo cámping. Requieren registro previo como miembro del Club, por internet, obteniendo a cambio un buen precio (12 libras más barato por noche): 21 libras por noche.

Quinto día, Jueves 03/10/2019

Edinburgh (East Calder) —–> Edinburgh —–> Edinburgh (East Lothian): 20km de un cámping a otro, más coste viaje ida y vuelta en una especie de taxi desde el segundo cámping al centro de la ciudad 12 libras (6 libras/pax); 21 libras pernocta en el campsite (+25€ pagados en el anterior y no utilizado); 102 (4+0+14+52+32).

Este cámping está muy bien: parcelas grandes, bien acondicionadas y muy limpias, acceso adecuado, proximidad al centro de la ciudad, taxibus directo cada media hora, lugar para guardar tus bicis de forma segura e individual sin coste adicional, y, muy importante, acceso directo a un bosque que conecta con un bonito paseo que recorre la orilla sur de la bahía de Forth por donde pueden pasear los perros muy bien.

El programa para hoy es: Cockburn Street, Mary King’s Close, Royal Mile, Wiskey Experience, Grassmarket, Victoria Street, y Greyfriars Bobby.

Se precisan unas 12h para este recorrido, sobre todo en ver y visitar lugares destacados de la ciudad, incluyendo el traslado de un cámping a otro, y el viaje de ida y vuelta del segundo cámping al centro de la ciudad en bus (desde la misma entrada del cámping, cada media hora, unos 15′ trayecto). El recorrido a pie es de unos 4km.

A destacar la visita al Edimburgo profundo y subterráneo, en Mary King’s Close, que impresiona y nos recuerda cómo vivían los antiguos moradores de oscuros y angostos callejones donde el sol no llegaba y donde se almacenaba la suciedad y la falta de higiene, y era habitual la propagación de enfermedades como la peste. Aquí pasó su última noche María Estuardo, la reina de los escoceses, tras caer en desgracia ante sus anteriormente leales súbditos. La visita dura alrededor de media hora y su coste es de unas 14 libras por persona si eres mayor de 60 años.

Recorrer la Royal Mile siempre es una verdadera delicia: discurrir continuo de gente en una calle atestada de comercios y tiendas de calidad, sobre todo de productos derivados de la lana (jerseys, kilts, bufandas, capas, gorras y sombreros,…).

Hemos de tener presente la importancia histórica de esta prolongada y pendiente calle, en tanto la han recorrido los reyes de Escocia desde tiempos remotos, partiendo del Palacio de Hollyrood hasta llegar al Castillo de Edimburgo para su coronación.

La Catedral de St Giles estaba cerrada, a pesar de tener un timetable en su puerta que indicaba lo contrario.

Visitar el museo del scottish wiskey tiene un atractivo ineludible para los amantes de este afamado licor, del que no se libran los que no lo son, amén de que pueden aprovechar, los unos y los otros, para adquirir botellas de todos los tamaños de cientos de marcas diferentes.

50 años, magnífico, y precio acorde

Escapando de la Royal Mile, por una de sus callejas adyacentes, divisamos las fachadas coloristas de Victoria Street, con tiendas radicadas tiempo atrás en su mayoría, proporcionan un aspecto pintoresco.

Victoria Street desde Grassmarket

Hasta llegar a Grassmarket Place, lugar malditamente histórico por ejecuciones habituales de disidentes y opositores, que hoy rebosa de preciosas y coloridas terrazas.

Por una de las calles que parten de esta recuperada plaza, tras pocos metros subiendo una cuesta, llegamos al recuerdo escultórico del más adorado de los perros, máxime para los amantes de estos fieles y entregados compañeros: Greyfriars Bobby, en memoria imborrable de aquel abnegado can que permaneció durante 14 (sí, 14) años en la tumba de su fallecido dueño hasta su propia muerte, sobre el que se han escrito libros y realizadas películas.

Greyfriar’s Bobby

Terminamos el ajetreado día con un refrigerio en un típico pub escocés: Foundry 39, cerca de Randolph Place, donde nos ha dejado por la mañana el taxibus del cámping y donde nos recogerá a las 20h para devolvernos a casa (a nuestra casa, rodante).

Sexto día, Viernes 04/10/2019

Edinburgh (East Lothian) —–> Edinburgh —–> Edinburgh (East Lothian): coste viaje ida y vuelta al centro de la ciudad 12 libras; el castillo entra dentro de la Explorer Pass, 83€; 27 libras Hollyrood; 21 libras pernocta en el mismo campsite

El programa para hoy es: Castillo, John Knox House, Parlament, Hollyrood Palace y Abbey,

Para acceder al Castillo de Edimburgo, hemos utilizado el bus turístico con el que subir desde Princess Street hasta la Royal Mile. Como disponíamos del explorer pass, hemos entrado directamente hasta el interior del castillo (sin colas) y obtenido el ticket de control en una sala para los pre-paid, justo antes del control de acceso. Ya dentro, hemos cogido audio guías, con descuento por el pass citado.

La mañana ha estado desapacible, ventosa y lluviosa, lo cual, en la abierta ciudadela militar situada en lo alto de la colina que domina Edimburgo, es poco agradable.

Tras admirar las extraordinarias vistas de la ciudad desde los corredores de guardia repletos de cañones, hemos visitado el edificio del regimiento de Dragones y el de los Royal Scots, el ejército más antiguo de Gran Bretaña.

Después, lo más visitado y admirado: las Joyas de la Corona Escocesa (cetro, espada y corona), también llamadas las Insignias, y la Piedra del Destino. Primero réplicas a la vista, y después, entre cristales blindados, las originales. Las Insignias permanecieron ocultas en las profundidades del castillo durante más de un siglo, hasta que el escritor y político Walter Scott las encontró, consiguiendo con ello una gran notoriedad y el título de Sir.

Una vez fuera del recinto del castillo, y justo enfrente del museo del whiskey escocés, hay un establecimiento con varias alturas donde, en la más baja, puedes disfrazarte de escocés y conseguir un book, un grupo de fotos, con espadas y gaitas (escocesas), que te entregan en un pendrive más una foto impresa, por 30 libras. Tenía ilusión infantil por disfrazarme de escocés, en concreto de Braveheart, y me he dejado llevar. No incluyo fotos del asunto por pudor, y por respeto, aunque igual algún día meto alguna ocultando mi cara.

Bajando por la Royal Mile, paramos a comer en un restaurante típico llamado Whiski Bar, donde degustamos haggis y salmón escocés, con cervezas escocesas, por un precio razonable (salvo las cervezas que tienen precios desorbitados).

Poco después alcanzamos la casa donde residió el pastor protestante e influyente político John Knox, posiblemente la casa más antigua de la Royal Mile.

Continuando la bajada, y justo enfrente (física y políticamente) del Palacio de HollyRood y las ruinas de su Abadía, se ubica el modernista y nuevo Parlamento Escocés.

El palacio ha sido y sigue siendo la residencia de los Reyes de Escocia, en su día habitado por María Estuardo, después por su hijo James VI de Escocia y I de Inglaterra, que fue quien unificó los reinos, y actualmente por la Reina de Inglaterra. Dentro se recorren salas y antesalas, cámaras y antecámaras, dormitorios y el Salón del Trono. Y fuera, en los jardines, puede verse el extraordinario y frío esqueleto de las impresionantes ruinas de su Abadía.

Volvemos a coger el bus turístico para desandar la larga distancia recorrida hasta el inicio de Princess Street, donde nos recogerá el bus del cámping, lo cual nos permite, además, disfrutar de un tour comentado por la ciudad.

Estos dos días enteros por Edimburgo han sido muy interesantes e instructivos, amén de muy agradables y satisfactorios. Es una ciudad diferente, con mucha raigambre histórica, mucho orgullo, pride, pero muy enfocada al turismo, y, curiosamente, con muchos jóvenes españoles trabajando en tiendas de todo tipo, quienes reconocen estar muy agusto en esta ciudad.

Una nota posterior a nuestra visita: al día siguiente hemos podido ver en la BBC la celebración, a lo largo de la Royal Mile y hasta el Parlamento Escocés (no olvidemos justo frente al Palacio de HollyRood), de una marcha por la independencia de Escocia.

Es una ciudad acogedora, con mucho encanto y mucha personalidad, realmente merece la pena visitarla.

Se precisan unas 10h para este recorrido, de las que la mayoría son las visitas a lugares de interes, e incluyendo viaje en bus al centro (unos 15′ trayecto) y vuelta. El recorrido a pie es de unos 3km.

Séptimo día, Sábado 05/10/2019

Edinburg —–> Scone (Blairgowrie): 140km (40km autop), 85 (25 + 0 + 0 + 35 + 25); el castillo de Stirling entra dentro de la Explorer Pass, la entrada a Holy Rude es libre, y Scone cuesta 22 libras; pernocta en Blairgowrie Holiday Park, cuyas coordenadas son 56.5991N 3.3353W

El programa para hoy es: Stirling: Wallace Monument, Castle, Holy Rude Church; Scone: Palace, Stone (réplica); y Blairgowrie

Como quiera que Stirling está en la cima de una importante colina, utilizamos inicialmente un park+ride donde dejar la autocaravana y desplazarnos en bus hasta la ciudad. Al llegar, nos recibe la lluvia, y vemos que no podemos coger el bus porque está saliendo en ese momento. Comprobamos que el próximo tardará casi media hora y decidimos aventurarnos con la autocaravana en dirección al Castillo.

Recorrer parte del centro de Stirling, al entrar y luego al salir, nos permite comprobar que es una pequeña y bonita ciudad, antigua pero muy viva, amén de no fácil de moverse dentro de ella con una autocaravana. Si venís por aquí, dejad la autocaravana en el park+ride, mejor, más tranquilo y práctico.

A medida que subimos la cuesta hacia el castillo vamos constatando la dificultad de aparcar adecuadamente, pero casi al final nos encontramos con un sitio suficiente que permite aparcar si eres residente o pagas (como la OTA).

Sin querer, hemos aparcado a menos de 100m de la Holy Rude Church, preciosa y acogedora iglesia donde las haya, medieval y con unas vidrieras envidiables, comparables con muchas otras que hemos disfrutado antes en varios países europeos. Un atractivo añadido y digno de mención es que, justo al entrar, siendo de los pocos lugares de entrada libre, nos encontramos con un panel lleno de pasquines informativos de la iglesia en infinidad de idiomas, entre ellos euskera, asturiano, gallego y catalán. Agradecemos tal detalle a la amable señora que nos da la bienvenida.

Lo verdaderamente reseñable de esta iglesia radica en ser la única escocesa donde se ha coronado a un rey.

Continuando la subida, y a unos 200m, llegamos a la explanada del Castillo de Stirling, donde nos recibe una escultura orgullosa del rey de los Scots Robert de Bruce. Dejando perder la vista en el horizonte, en una colina próxima podemos ver el Monumento a William Wallace, el más alto realizado para rememorar a un escritor. Decidimos finalmente no ir allí por no repetir los problemas con la autocaravana al venir al Castillo. En la explanada del castillo hay un parking para coches y buses, pero no dejan AC.

El Castillo de Stirling, desde abajo a la entrada de la ciudad, semeja el mascarón de proa de un gran barco, toda vez que la colina está cortada por acantilados a proa, estribor y babor. Es Monumento Nacional y, entre otras muchas cosas destacables, contiene un gran salón comedor con cinco grandes chimeneas y una techumbre que recuerda al interior del casco de un gran barco (boca abajo claro).

Dejamos Stirling para dirigirnos a Scone, en concreto al Palacio de Scone. El acceso es de película, una inmensa finca rodeada de árboles hasta llegar al parking que, justo a la entrada del palacio, permite dejar cualquier vehículo. Es un palacio familiar, propiedad de los Condes de Mansfield, amantes de los animales (salvo su afición a la caza del ciervo) como prueba el hecho de encontrar pavos reales deambulando libremente por sus jardines, y muchas fotografías de perros en el interior.

Sin entrar en el palacio, junto a una pequeña ermita adyacente, vemos la réplica de la piedra del destino, o Stone of Scone, cuyo original se expone entre cristales en el Castillo de Edimburgo, tal y como se comentó entonces. Dentro del palacio, puede verse un trono de madera antiguo con una piedra bajo el asiento, reflejando cómo se realizaba la coronación de los reyes escoceses sobre la piedra de Scone, sobre la piedra de su destino.

Recorremos los últimos kilómetros del día para llegar hasta Blairgowrie en cuyo campsite pernoctaremos.

El recorrido requiere de unas 8h, de las que 2h son en vehículo y el resto visitas; a pie unos 900m.

Octavo día, Domingo 06/10/2019

Blairgowrie —–> Banchory (Strachan): 140km (0km autop), 18 (18+0?), 27 (12 libras/pax) Glamis y 16 (7 libras/pax) Dunnottar, 29 (26 libras) pernocta en Feughside Caravan Park, cuyas coordenadas son 57.0223N 2.5907W

El programa para hoy es: Glamis: Castle; Edzell: Castle y Grounds; Dunnottar: Castle

Nos despertamos tras una noche de incesante e intensa lluvia, y con la parcela (afortunadamente de gravilla, hardstanding, como la gran mayoría de las existentes en los campsites escoceses) inundada de agua hasta la mitad. Lo cual nos hace cuestionarnos permanecer en este camping, máxime tras la alertas amarillas de todos estos días por fuertes lluvias. Comprobamos, en internet y físicamente, que hacia el mediodía el tiempo mejora y decidimos seguir adelante con nuestra ruta, aunque prescindiendo del Castillo de Edzell, por ser el menos importante y relevante, para no arriesgar más de la cuenta con el mal tiempo.

Si el acceso al Palacio de Scone era de película, el acceso al Castillo de Glamis es de peliculón, disponiendo de un adecuado parking justo al lado del acceso, amén de que su orgullosa y altanera planta destaca y presume merecidamente ante el visitante. En realidad, es el castillo familiar más imponente y atractivo de Escocia, y en él habitan habitualmente los Condes de Lyon, de donde proviene la Reina Madre, su hija y el hijo de ésta el actual rey Carlos de Inglaterra.

El castillo es una grandiosa y lujosa mansión, llena de recuerdos de la familia real inglesa.

Dejamos Glamis y nos dirigimos hacia su antítesis: el Castillo de Dunnottar, castillo prisión, con parking allí mismo (aunque luego hay que desplazarse andando bajando y subiendo abundantes y empinadas escaleras al ir, y al volver), ubicado en un promontorio que se adentra en el Mar del Norte, cercano a la ciudad de Stonehaven, rodeado de acantilados por todas partes, donde se arrojaban al olvido hombres y mujeres disidentes, no sin mediar tortura de todo tipo. Lo cierto es que recorrer estas ruinas y, sobre todo, sus subterráneas mazmorras sobrecoje, y deja una sensación de absoluta repulsa.

Stonehaven en una coqueta y pequeña ciudad con puerto pesquero e incluso playa, no muy visitada a pesar de su cercanía al histórico y relevante Castillo de Dunnottar.

Seguimos adelante en nuestro viaje hasta llegar a Banchory, donde pernoctaremos esta noche en el Feughside Caravan Park.

El recorrido requiere de unas 6h, de las que 2h son en vehículo y el resto visitas; a pie 1,5km.

Noveno día, Lunes 07/10/2019

Banchory (Strachan) —–> Grantown-on-Spey: 120km (0km autop), 54 (22+0+0+32+0), pernocta en Grantown-on-Spey Caravan Club, cuyas coordenadas son 57.3347N 3.6183W

El programa para hoy era: Balmoral: Castle; Cairngorms: Parque Nacional, Highland Folk Museum.

Este es el primer día de cambios sustanciales, por dos razones: la primera, días atrás recibimos un email del Barns Campsite, cuyas coordenadas son 57.5531N 3.9224W, diciendo que, por falta de clientes suficientes, cerraban desde el mes de octubre (sorprendentemente, pocos días después, recibimos un email de este camping reclamando el pago de la reserva (les reenvié su propio email, apuntando lo llamativo de su proceder, y me respondieron que no debía nada); la segunda, climatológica, vientos de 80km/h dentro del Parque Nacional de Cairngorms.

Así que, finalmente, decidimos bordear el parque por arriba, atravesándolo por un extremo pero sin perder la oportunidad de ver y disfrutar de toda su fuerza y crudeza, como al hacer cumbre en la estación de esquí de Moray.

Nuestra intención era acercarnos a Nairn y buscar un camping alternativo, pero unos cuantos kilómetros después de Moray y tras haber descendido una pendiente del 12%, si no recuerdo mal, se nos vino encima una ascensión del 20%, con una ladera abierta por uno de los lados. Así que dimos la vuelta, y terminamos, primero en dirección Elgin y después dirección Inverness, en el Grantown-on-Spey Caravan Club, situado en el pueblo de Grantown-on-Spey y cuyo coste es de 28 libras/noche (autocaravana con agua y luz en parcela, nivelada y amplia, para 2 personas y 2 perros, y wifi gratis). Está francamente bien, cuidado y limpio, y con todos los servicios, lavandería y secadora incluidas, y las personas que atienden son amables.

El recorrido, muy accidentado, con carreteras estrechas y muchas curvas, bastante transitado, nos ha permitido conocer este gran y fantástico Parque Nacional de Cairngorms y nos ha llevado más tiempo de la cuenta, a pesar de los aproximadamente 120km que hacemos.

Décimo día, Martes 08/10/2019

Grantown-on-Spey —–> Drumnadrochit (Loch Ness): 100km (0km autop), 73 (18+0+0+33+22), pernocta en el campsite Loch Ness Bay, cuya referencia en Google Maps es IV63 6XN

El programa para hoy es: Culloden: Visitor Centre, Battefield; Inverness: Town House, Castle, Cathedral.

Visitar Culloden, y más en concreto el campo de batalla, previa escenificación de la misma en el centro informativo que está a la entrada del complejo, supone rememorar uno de los mayores y estúpidos desastres a los que un descerebrado puede conducir a un pueblo obediente y sumiso. El desigual enfrentamiento, entre el preparado ejército inglés y el pequeño grupo escocés a cuyo mando estaba un iluso y equivocado jacobita, duró escasos minutos y ocasionó una auténtica masacre entre los scots, no salvándose ni uno de ellos, y dando origen a una persecución posterior de años que acabó con el sometimiento escocés. La visita a Culloden cuesta 19 libras, unos 22€.

Dejamos el horror y nos dirigimos a Inverness, aparcando al lado del Río Ness, cerca del Archive Centre Highlands, y a unos 200m en sentido contrario de la Catedral de St Andrews, bonita y antigua catedral, con preciosas vidrieras y órgano.

Entrando en el centro de la ciudad, vemos el ayuntamiento, Town House, y subiendo una pequeña cuesta accedemos a la explanada del Castillo de Inverness, que no es accesible al público en tanto radica allí los juzgados locales y reside su máximo responsable, conocido como Sheriff. Aprovechamos para picar unos haggis y fish&chips en un restaurante junto a la estación, denominado Filling Station que tiene una particularidad desconocida por nosotros hasta ahora: entrando en la página web, pones el número de mesa y puedes pagar con el móvil la comida.

Tras llenar el depósito de gasoil (unos 80€, algo más de 70 libras), y comprar un microondas (el que llevábamos cayó al suelo en una curva pronunciada y se rompió la tapa de cristal) y su correspondiente adaptador, y comida, en un súper, nos dirigimos hacia Drumnadrochit, donde se ubica el camping Loch Ness Bay, IV63 6XN en Google Maps, que es el más cercano, unos 25-30′ andando, al Castillo de Urqhart en el Loch Ness. El encargado nos ha dicho, a pregunta nuestra, que no había parking para motorhomes (autocaravanas) en el castillo, aunque no era cierto.

Undécimo día, Miércoles 09/10/2019

Drumnadrochit (Loch Ness) —–> Portree: 150km (0km autop), 27 (27+0+0+0+0), 0€ pernocta en Portree (al borde del lago, al otro lado del harbour; es zona no overnight, pero no nos dijeron nada, sea por el mal tiempo sea por compasión); Loch Ness Castle (Explorer Pass)

El programa de hoy es: Urquhart: Loch Ness, Castle, Grounds; Eilean Donan: Castle; Portree: Centre, Harbour (Skye Ile, Hébridas).

Tras una caminata de unos 30′, comprobamos al llegar al Castillo de Urqhart que, como en la gran mayoría de las atracciones turísticas similares de Escocia, sí hay lugar para aparcar autocaravanas. Así que nos acordaremos del individuo del camping cuando recordemos esta caminata de ida y vuelta. No nos recibe un gaitero escocés al acceder a las ruinas del castillo, como ocurrió en mi primer viaje, sino un guardián vestido de época. Coincide también la llegada de un ferry, no sabemos su procedencia.

Seguimos camino hacia el Castillo de Eilean Donan, en el Lago Alsh, donde nos recibe el puente sobradamente conocido que aparece en películas como Highlander o El mundo nunca es suficiente (ésta de James Bond). El tiempo es muy desapacible, lluvioso y ventoso. En el aparcamiento conocemos a una gallega casada con un alemán, a quien acompaña su hijo llamado, curiosamente, Yago. En la cafetería, donde entramos para un refrigerio, coincidimos con tres mesas diferentes adyacentes de españoles.

Retomamos la ruta hasta llegar a Portree, capital de la Isla de Skye, una vez cruzado el puente de Kyle of Lochals, un poco impresionados por su altura y, sobre todo, por el fuerte viento reinante. Nuestra impresión continua mientras recorremos una inhóspita isla, montañosa y deshabitada, con varios lagos de montaña, y también tras ver el Old Man of Storr (que, salvo error, aparece en Outlander).

Ya en Portree, situamos la autocaravana en un parking junto a la bahía, justo al otro lado del puerto o harbour, donde a pesar de ser no overnight, es decir de pernocta no autorizada, y dado el mal tiempo existente y la lejanía hasta un camping que vimos mucho antes de llegar a la ciudad, pasaremos la noche, junto a otras autocaravanas y campers, una de ellas de una alemana casada con un tolosarra que trabajan en una granja ecológica en Alegia (cerca de Tolosa), cuyo pequeñín, de 10 meses y forrado de prendas contra el agua, se arrastra afanosamente por el suelo e incluso se mete debajo de nuestra autocaravana.

En el puerto, cenamos en un restaurante denominado The Lower Deck Seafood (ver imagen anterior, a la derecha), donde la gente hacía cola en la calle desde las 18h. Degustamos un rico risoto de bacalao, una estupenda y diferente sopa de pescado, y una gran cazuela de riquísimos mejillones (mussels).

Duodécimo día, Jueves 10/10/2019

Portree —–> Corpach (Fort William): 280km (0km autop), 55 (50+0+0+32+25); Dunvegan Castle 25€ (11 libras/pax); pernocta en Linnhe Lochside Holidays, cuyas coordenadas son 56.8474N 5.1606W

El programa para hoy es: Kilt Rock, Dunvegan: Castle, Centre; Neist Point Lighthouse (dicen que merece la pena ir, pero desconozco cómo está la carretera); Glenfinnan: viaduct (Harry Potter); Inverlochy: Castle; Fort William: Old Fort, Centre.

Finalmente, por el largo recorrido global, no vamos al faro de Neist Point ni al viaducto del tren jacobita de Harry Potter, ni paramos en el castillo de Inverlochy. De igual manera, dejamos Fort William para el día siguiente con calma. Al llegar a Fort William, y antes de dirigirnos al camping, repostamos gasoil (unos 75€).

La carretera desde Portree hasta Kilt Rock (roca de la falda, denominada así por su parecido con la falda escocesa) el lugar más septentrional de la Isla de Skye, no es fácil: es muy estrecha, con curvas, cambios de rasante, bastante tráfico, y el firme no está bien en varios tramos.

Pero el viaje merece la pena, tal y como se puede ver:

Tras el maravilloso espectáculo de Kilt Rock, nos dirijimos hacia Dunvegan, segunda ciudad en importancia de la Isla de Skye y baluarte defensivo de la misma, amén de sede del clan escocés de los McLeod.

Decimotercer día, Viernes 11/10/2019

Corpach —–> Fort William —–> Corpach: 20km (0km autop), 33 (4+0+0+29+0); pernocta en Linnhe Lochside Holidays, cuyas coordenadas son 56.8474N 5.1606W

El programa para hoy es: Fort William: Old Fort, Centre.

Resulta que desde el camping ha de andarse unos 10′ hasta la parada de bus más cercana para ir a Fort William, y lo mismo a la vuelta. Así que, finalmente y a sabiendas de que hay varios aparcamientos (no overnight) en la ciudad donde se puede dejar la autocaravana, vamos con nuestro vehículo y lo dejamos en el parking del súper Morrisons, donde aprovecharemos para comprar comida, en particular un lomo de salmón de 1kg, ya envasado, por 10 libras, unos 11€, increíble pero no menos cierto (aquí el salmón abunda y es muy bueno).

Recorriendo la calle principal, High Street, vemos la Iglesia de St Andrews, por fuera y también por dentro, muy rústica, austera y muy agradable.

Después, atraídos por un cartel de Live Music, entramos a preguntar en un bar denominado Ben Nevis, aprovechando para beber una cerveza (insistir en los disparatados precios de las cervezas en UK). Resulta que la actuación es a las 21h30, y resulta también que los parkings son no overnight y han de abandonarse creo recordar que a las 21h, así que, nuestro gozo en un pozo, no escucharemos música popular escocesa en directo. Este Ben Nevis, es, justo al lado (y comunicados entre sí), también restaurante. Así que, para resarcirnos del fiasco musical, entramos a comer. Y, mira tú por dónde, nos atiende una risueña y amable sevillana, de nombre Rocío, cuyos padres están afincados en Huelva. Rocío, que lleva 4 años en Fort Villiam trabajando en este restaurante, está más feliz que unas castañuelas atendiéndonos, y nosotros encantados de alegrarla con nuestra visita.

Con la no música y la sí comida, se nos pasa visitar Old Fort, y nos volvemos al camping.

Decimocuarto día, Sábado 12/10/2019

Fort William —–> Oban (Benderloch): 90km (0km autop), 18 (16+0+0+31+0), pernocta en Highfield Holidays, cuyas coordenadas son 56.4986N 5.4121W

El programa para hoy es: Ballachulish; Oban: Tower, Chocolate Company, Centre; capital escocesa del marisco.

Sigue el tiempo lluvioso y desapacible, que empieza a pesar en el ánimo.

No nos detenemos en Ballachulish, sólo damos una vuelta alrededor del pueblo y aprovechamos en el trayecto para disfrutar de unos paisajes espectaculares.

Nos dirijimos directamente al camping de Benderloch para comprobar cómo es y dónde está. El que nos atiende nos echa la bronca por haber atravesado con la autocaravana una zona de hierba y no haber parado en la recepción. Le pido disculpas y le explico que no he visto cartel alguno de recepción y por ello he entrado hasta dentro. Lo cierto es que hay un cartel donde dice «si la recepción está cerrada, llame al tfno….», pero la recepción no se ve.

Adjudicada plaza, y queriendo olvidar la mala acogida, nos dirijimos con la autocaravana hasta Oban, aparcando justo al llegar, a la derecha junto al lago y a un hotel de buena pinta. El centro de la ciudad está a unos 100m.

Enseguida vemos la Oban Chocolate Company, que dejaremos para la vuelta a la autocaravana.

Poco después, divisamos en lo alto del pueblo la McCaig’s Tower, que más que torre semeja un coliseo romano.

Y, ya en el puerto, junto a la estación marítima, nos encontramos con un pequeño kiosco, estilo cocedero de marisco, todo fresco, que nos recomendó ayer Rocío la sevillana-onubense, donde degustamos una especie de mariscada de andar por casa, con mejillones, gambas, cigalas (2), pinzas de buey (2) y un trozo de salmón, plato conocido como seafood platter for two cuyo precio es de 19 libras pero no nos gusta demasiado, por normalito y por frío, así que nos resarcimos con unas muy buenas ostras a 0,95 libras la unidad.

Camino de vuelta, entramos en la chocolatería: muy muy rico, sobre todo el dark, y caro.

Asentados en el camping, nos acercamos al cercano lago con las perras, donde corre feliz y se baña una y otra vez nuestra joven Kira, en tanto Claire, con su carrito de ruedas, echa alegres carreritas.

Decimoquinto día, Domingo 13/10/2019

Benderloch (Oban) —–> Loch Lomond (Barloch): 120km (0km autop), 25 (22+0+0+39+0), pernocta en Lomond Woods Holiday Park, cuyas coordenadas son 56.0011N 4.5929W

El programa para hoy es: St Conan’s Kirk; Kilchurn: Castle; Inveraray: Castle; Luss; Dumbarton: Centre, Castle; Loch Lomond.

El hartazgo de lluvia incesante durante dos semanas seguidas, con tiempo desapacible y ventoso, nos provoca, además de malestar e incomodidad, pérdida de interés en visitar más castillos. Así, no paramos en la iglesia St Conan’s Kirk y no visitamos los tres castillos previstos para hoy.

Luss es un pequeño, muy típico y encantador pueblo a las orillas del inmenso Loch Lomond. Todo son casitas bajas con porches de acogida y pequeños y floridos jardines. A la entrada tiene un gran parking para todo tipo de vehículos, de pago. Recorrerlo despacio, sin perder detalle, caminando a orillas del lago y entrando en la coqueta y sorprendente (su techumbre de madera es impresionante) iglesia, es un verdadero placer.

Llegamos por fin al camping, nos acomodamos y comemos.

Posteriormente, me acerco y paseo con Kira por la orilla de este maravilloso lago. Bastan 10′ andando para llegar a un complejo turístico importante, incluido un enorme acuario y actividades acuáticas de todo tipo, infinidad de aparcamientos, y un paseo muy agradable alrededor del lago.

Decimosexto día, Lunes 14/10/2019

Loch Lomond (Barloch) —–> Loch Lomond (Barloch): 0km, 39 (0+0+0+39+0); pernocta en mismo campsite

Hoy es un día para descansar y relajarse, paseando por este magnífico lago:

Decimoséptimo día, Martes 15/10/2019

Loch Lomond (Barloch) —–> Cambridge: 655km (460km autop), 146 (118+0+0+28+0), pernocta en Cambridge Cherry Hinton Site cuyas coordenadas google son CB1 8NQ.

El programa previsto para hoy, saliendo ya de Scotland, era: Melrose: Abbey; de nuevo en Inglaterra; Alnwick; York.

Resultó que desde el campsite reservado en York (con pago a la llegada), Hales Hill Park cuyas coordenadas son 53.87214N 1.11351W, nos avisaron de que estaban anegados por las fuertes lluvias y no podían recibirnos.

Así que, sobre la marcha reestructuramos viaje y nos dirigimos a Cambridge, localizando por el camino el Cambridge Cherry Hinton Site.

Es mejor ir hacia dicho campsite desde el norte de Cambridge, porque desde el sur hay que circular durante varios kilómetros por una carretera very narrow, donde la probabilidad de que te rompan un espejo retrovisor es muy alta.

Este camping es pequeño, pero tranquilo y bien equipado, amén de que el encargado (que vive en una casita justo a la entrada) es muy amable y tiene la mejor disposición (conoce Galicia).

Le pedimos, y nos facilita, información de cómo llegar al centro de la ciudad: bus con buena periodicidad, con parada a unos metros del camping, justo frente a un pub famoso en la zona: Robin Hood.

Como llegamos tarde, sólo podemos asentarnos, comer y descansar. Mañana iremos a Cambridge.

Decimoctavo día, Miércoles 16/10/2019

Cambridge —–> Cambridge: 0km (0km autop), 59 (0+0+10+28+21), pernocta en mismo campsite anterior

El programa para hoy es: Cambridge: Christ’s College, King’s College, Bridge Sighs, Trinity College, University, Queen’s College, Mathematical Bridge, Darwin College.

Decimonoveno día, Jueves 17/10/2019

Cambridge —–> Utah Beach (Sainte Marie du Mont): 660km (545km autop), 338 (119+39+180+0+0), 0€ pernocta porque al llegar al Camping Car Park de Sainte Marie du Mont, cuyas coordenadas son 49.41775N 1.18645W, nos encontramos con que estaba todo apagado y nos volvimos al pueblo a pernoctar en la plaza.

Aquí vuelve la misma duda: pasar de Inglaterra a Francia, de Dover a Calais, en ferry o por el túnel; en costes y en tiempo.

Al final, para probar otra vía, decidimos pasar en ferry: unos 180€, incluidas las dos perras, en un trayecto de 1,5h.

El programa para hoy es: llegar a Utah Beach, en Normandía, Francia, playa donde se produjo el Desembarco de Normandía en la IIª Guerra Mundial.

Vigésimo día, Viernes 18/10/2019

Sainte Marie du Mont (Utah Beach) ——> La Rochelle : 440km (335km autop), 103 (79+12+0+12+0), pernocta en el área de autocaravanas de Port Neuf en La Rochelle.

Dejamos ya la Normandía asediada y liberada, tras haber recordado y honrado a sus muertos y manifestado con un ahogado grito nuestra oposición a cualquier guerra, por la simple razón de que no existen razones para guerra alguna.

Aunque inicialmente estaba previsto pernoctar en el área de Camping Car Park de Châtelaillon Plage, cuyas coordenadas son 46.07272N 1.07883W, por ser del grupo de áreas que solemos utilizar en Francia, finalmente, por comodidad, decidimos utilizar el área de autocaravanas de Port Neuf en el mismo La Rochelle, cuya dirección es : 4, Rue de l’Arsenal, 17000 La Rochelle.

El área está muy bien, es amplia y tranquila, y está muy bien comunicada con el centro de La Rochelle. Su precio es 12€/día. Cerca hay varios mercados donde abastecerse.

Vigésimoprimer día, Sábado 19/10/2019

La Rochelle —–> La Rochelle: 0km (0km aut), 18 (0+0+6+12+0)

Nos desplazamos hasta el centro de La Rochelle en el bus nº6, con parada a escasos metros de la entrada del área y fin de trayecto en la misma plaza central: la frecuencia es cada media hora y el coste del billete unitario es normal (1,4€).

Paseamos con calma por este precioso y concurrido pueblo, sobre todo por sus arcadas peatonales y por su puerto, amén de las callejas llenas de terrazas y restaurantes.

Nos llama la atención el restaurante Les 4 Sergents, cuyo comedor es muy acogedor y agradable. Una vez dentro del restaurante, reservamos mesa para comer al día siguiente, aunque finalmente la anulamos para poder salir mañana hacia casa a primera hora.

Vigésimosegundo día, Domingo 20/10/2019

La Rochelle ——> Vieux-Boucau-les Bains : 400km (380km autop), 116 (72+35+0+9+0)

Podríamos ir ya de tirada hasta Irún, pero preferimos hacer parada en Vieux-Boucau-les Bains, en el área de Port d’Albret, junto al Lac Marín, donde tantas veces vamos porque nos sentimos como en casa. Aquí las perras están tranquilas y felices, corren y se bañan en el lago. De hecho, Kira detecta rápido dónde está nada más vislumbrarse la zona del lago, y se pone muy muy acelarada.

Aquí descansaremos un par de días, nos hace falta tras la kilometrada realizada.

Vigésimotercer día, Lunes 21/10/2019

Vieux-Boucau-les Bains : 0km (0km autop), 9 (0+0+0+9+0)

Además de pasear alrededor del lago, aprovechamos para hacer alguna compra en el mercado del pueblo, y para comer ricos mejillones y buenas ostras, aunque no tan buenas como las de La Rochelle u Oban, o como las que comimos en Erquy (Bretaña) en un viaje anterior.

Vigésimocuarto día, Martes 22/10/2019

Vieux-Boucau-les Bains ——> Irún: 80km (50km autop), 22 (14+8+0+0+0)

Última etapa, volvemos.

Ha sido un viaje interesante, entretenido, enriquecedor,variopinto, y que ha merecido y merece la pena, a pesar de los inconvenientes climatológicos sufridos, esperados pero no de manera tan mantenida.

NOTAS

1ª conducir por la izquierda es del todo punto irrrelevante, es más, y en mi opinión claro, con el volante a la izquierda se conduce mejor por la izquierda (la única cuestión reside en los adelantamientos, pero en Escocia hay básicamente dos tipos de carreteras: las autovías, donde conducir por izquierda o derecha es lo mismo; y las comarcales/locales, tan estrechas que adelantar no es habitual, mucho menos para una autocaravana).

2ª el gasoil es mucho, pero mucho, más caro que en España, y algo más que en Francia: teniendo en cuenta el precio y el cambio libra/euro, el litro sale por unos 1,8-1,9 €.

3ª en Inglaterra y Escocia no hay peajes, en el sentido conocido en Francia o España, si bien la entrada vía ferry o vía tren bajo el Canal de la Mancha ya supone en sí misma un peaje sustancial.

4ª los camping escoceses e ingleses, son equiparables a las áreas francesas, salvo en los precios que son superiores, y no a los camping españoles que conocemos de las zonas turísticas; son sencillos, tranquilos, amplios, muy bien equipados, es decir poco que ver con los camping españoles, salvo en precios donde incluso son más baratos.

5ª la comida escocesa, con carácter general y sin tener en cuenta los restaurantes donde hay de todo, está basada en el pescado, bacalao sobre todo y salmón (muy buen precio), aunque el pescado básico del fish&chips es la merluza, y el marisco (ostras sobre todo), sin olvidar procesados de carne como haggis y porridge; las sopas son diferentes y muy ricas; los precios son razonables.

6ª la cerveza es muy cara: pinta (1/2 litro) a 6-7 libras, es decir 7-8 euros; si la razón es controlar el consumo, es obvio que no funciona.

7ª el tabaco es prohibitivo: cajetillas a 18-20 euros; aquí sí que funciona la medida, pues apenas se ve gente fumando, lo cual es de agradecer, en todos los sentidos.

8ª el clima escocés es, salvo en verano, frío, húmedo y muy lluvioso (muy parecido al del País Vasco, pero más acentuado en todo); lo que ocurre es que si vas en verano hay demasiada gente, por lo que es aconsejable ir a finales de la primavera y justo antes y después del verano central; octubre ya es un poco tarde.

9ª casi todos los palacios y castillos escoceses disponen de parking de autocaravanas anexo, a excepción del Castillo de Edimburgo, que no tiene, y del Castillo de Stirling, que sólo tiene de turismos.

10ª Escocia ha sido, es y será, mi segunda patria; admiro, respeto y siento un aprecio muy especial hacia los escoceses, sus paisajes, sus costumbres, y su historia. Hasta siempre Scotland.

(UNDER CONSTRUCTION)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.