Portada » Poemario

Poemario

Sueños rotos

202106 Paso del Tarajal, Ceuta, España

 ¡Madre, estoy asustado, ven a buscarme!
 Esta mañana del colegio me sacaron,
 y a un lugar desconocido me llevaron.
 ¿No sé dónde estoy, puedes encontrarme?
  
 Tengo mucho miedo, sólo tengo ocho años,
 y no entiendo a los otros niños mayores.
 Hablan de futuro, de esperanza, y de muchos males.
 Me dicen que tienen hambre y sueños.
  
 Madre yo no tengo hambre, ¡tú me das de comer!
 Madre, ¿qué es el futuro? ¿dónde está? ¿quiénes son sus dueños?
Madre, ¿yo no tengo esperanza? ¿yo no tengo sueños?
 Me dicen que de Marruecos a España quieren correr.
  
 Tengo mucho miedo, sólo tengo ocho años,
 y no entiendo a los otros niños mayores.
 Hablan de futuro, de esperanza, y de muchos males.
 Me dicen que tienen hambre y sueños.
  
 Quiero volver contigo, a tu lado refugiarme.
 Tú eres mi hogar, mi calor, mis abrazos.
 ¿Mi futuro no está en tus brazos?
 ¿No quieres estar conmigo y amarme?
  
 Tengo mucho miedo, sólo tengo ocho años,
 y no entiendo a los otros niños mayores.
 Hablan de futuro, de esperanza, y de muchos males.
 Me dicen que tienen hambre y sueños. 

Sierra de Urbasa

20210521 Urbasa, Navarra, España

He vuelto, Urbasa, a verte
De noche llegué, y ni nos saludamos
Esta misma mañana, radiante, nos abrazamos
He vuelto, Urbasa, he podido recordarte

Con tus vientos y tus nieblas, tus lluvias, tus luces
Tus pajarillos y sus músicas
Tus borricos y sus pláticas
Con tus silencios y tus ruidos, me he dado, de nuevo, de bruces

Eres naturaleza, Urbasa, exuberante
Mitos y misterios, ancestrales
Historias y recuerdos, imborrables
Y alegría juvenil, desbordante

Prometo, a tu lado, volver
Recorrerte, de nuevo, sentirte
Abrazarte, de nuevo, vivirte
Amarte, de nuevo, y partir

Mi hijo mayor ha sido padre

20200910 San Sebastián, Guipúzcoa, España

Mi hijo mayor ha sido padre,
de una preciosa niña, de nombre y espíritu Lucía.
Quién me iba a decir que llegaría este día:
me lo decía mi corazón, mi hijo, Lucía, y su madre.

Mi hijo mayor padre ha sido,
los recuerdos de su nacimiento, en mi cabeza se agolpan,
mi corazón y mis sentimientos, hacia aquella noche galopan:
qué guapo, qué grande, qué fuerte, y con todos sus deditos!

Hijo mío, padre has sido!
Puedo contarte cómo me sentí nuestra noche aquélla:
arrebatadoramente feliz, muy grande, ahíto de sensaciones bellas.
Nunca olvides, nunca olvidarás, todo lo ayer acontecido.

Hijo mío, padre has sido, la vida sigue!
Puedo contarte cómo desde entonces me has hecho sentir:
Esperanzado, preocupado, tranquilo, nervioso, satisfecho, triste, y feliz, muy feliz.
Sólo decirte: adelante!

Hijo mío, padre has sido!
Poco que enseñarte, mucho que escucharte y que apoyarte.
Sé como tú eres, quiere como tú sabes, entrégate como tú haces, nada más decirte!
Que seas muy feliz con tu niña, con Lucía, como contigo soy y he sido.

Querida Lucía

20200909 Labenne-Océan, Aquitaine, France

Querida Lucía, nuestra niña, la niña de LJ y María!
Dos años, deseándote!
Nueve meses, esperándote!
Deseando que llegara este día!

Querida Lucía, nuestro anhelo!
Las horas de espera se han hecho eternas,
ni zapeando entre cadenas,
hemos sobrellevado este desvelo!

Querida Lucía, nuestra esperanza!
En un año para el olvido,
has venido a llenar nuestro vacío nido,
y a alegrar nuestra gris semblanza.

Querida Lucía, nuestra luz!
El camino más fácil nos harás,
y nuestro día a día iluminarás,
compartiendo nuestra lur.

Querida Lucía, nuestro regalo!
Presente iluminado,
futuro esperanzado,
y una feliz vida a tu lado.

Querida Lucía, nuestra deseada!
Sin todavía conocerte,
sin todavía abrazarte,
ya nuestra Amada.

Dónde se me perdió?

20200908 Labenne-Océan, Aquitaine, France

La niña a su madre admiraba:
era la más lista, la más alegre, la más bella!
La madre a su niña contemplaba:
era la más lista, la más alegre, la más bella!

La adolescente a su madre seguía admirando:
era lista, alegre, bella!
La madre a su niña seguía contemplando:
era la más lista, la más alegre, la más bella!

La joven a su madre miraba:
había perdido frescura, jovialidad, presteza!
La madre a su niña contemplaba:
qué lista, qué alegre, qué belleza!

La mujer a su madre soportaba:
qué pesada, qué antigua, qué tozuda!
La madre a su niña no olvidaba:
dónde se me perdió la princesa que trajo aquella ave zancuda!

Por qué tan triste?

20200907 Labenne-Océan, Aquitaine, France

Por qué tan triste?
Me ha abandonado mi dueño!
Qué le hiciste?
No lo sé: yo le quería, velaba su sueño.

Entonces, por qué tan triste?
De mí se cansó mi dueño!
Qué le hiciste?
No lo sé: yo le jugaba, le reía, hasta quedar sin resuello.

Entonces, por qué tan triste?
A los humanos no consigo entenderles!
Qué les hiciste?
Obedecerles, reirles sus ocurrencias, quererles.

Entonces, por qué tan triste?
No podré en ellos volver a confiar!
Qué les hiciste?
Esperarles, añorarles, sus ausencias olvidar.

Pequeña, no estés triste!
Eres alegre y cariñosa, buena perra has sido y eres.
Ese -mal- humano (?), de tí merecedor no era.
Nada malo hiciste!

Nunca dejes de saltar y correr!
El amanecer que mereces, llegará,
y un -buen- humano, a tí vendrá.
Quiérele como tú sabes, y por él déjate querer!

Cómo no quererlas!

20200907 Labenne-Océan, Aquitaine, France

Me buscan, me esperan, como agua de mayo.
Directamente a veces, otras de soslayo.
Su dependencia es completa,
no saben de tretas.

Cuando ríes, ríen.
Cuando lloras, sufren.
Cuando te enojas, lo padecen.

Ven con tus ojos.
Sienten, disfrutan, tus antojos.
Cómo no cuidarlas!
Cómo no quererlas!

Si estás nervioso, se alteran.
Si feliz estás, corren y saltan.
Si en calma, plácidamente a tu lado descansan.

Tu mimo necesitan,
tus palabras anhelan,
tu contacto precisan,
tus sonrisas les reconfortan.

Comen sólo si estás presente,
'hibernan' si estás ausente.
Cómo no cuidarlas!
Cómo no quererlas!

Hondarribia marina

20161202 Hondarribia, Guipúzcoa, España

Despierta Hondarribi a este nuevo y luminoso día,
 tus primeros pescadores se hacen a la mar,
 cuando aún no han llegado tus eternos paseantes del espolón.

 Tu azulado mar en calma dialoga sereno con un límpido y añil cielo,
 mientras las ralas palmeras y autóctonos pinos del parking de tu playa,
 se disputan erguidos reconfortantes rayos de sol.

 A un lado, las suaves olas rompen silenciosas en tu calma playa,
 al otro, arracimados y preciosos veleros, en formación perfecta,
 reposan a la espera de deshacer su geométrico bosque de mástiles.

 Independiente Hondarribi, mas abierta a un nuevo y esperanzador horizonte,
 integradora entre vecinos, entre hermanos,
 en una historia común, compartida, que mira ineludible al mar.

 Por tu vasta ría se cruzan, y entrecruzan, franceses y españoles, 
en esencia vascos todos ellos,
 sea en movimiento hacia el futuro, sea anclados a su pasado.

 Un poco más allá, resguardados del abierto y bravo mar,
 en tu acogedor y animado puerto pesquero, ahíto de gaviotas,
 los bajeles esperan levar anclas de nuevo.

 Allí permanecen, impertérritos, pescadores de paciencia y caña,
 Desde allí, te contemplan embelesados cantarines pajarillos.